Las uvas de la ira, John Steinbeck

Sinopsi (contracoberta de l’editorial)

Distinguida con el Premio Pulitzer en 1940,” Las uvas de la ira” describe el drama de la emigración de los componentes de la familia Joad, que, obligados por el polvo y la sequía, se ven obligados a abandonar sus tierras, junto con otros miles de personas de Oklahoma y Texas, rumbo a la tierra prometida de California. Allí, sin embargo, las expectativas de este ejército de desposeídos no se verán cumplidas. Entre las versiones cinematográficas que ha conocido esta novela destaca la memorable protagonizada por Henry Fonda y dirigida por John Ford.

Alianza Editorial.-688 pàg.- Traducció María Coy Girón.-

Apunts de lectura

Arran d’un viatge als Estats Units visitant els parcs naturals vaig conèixer l’existència de la Route 66 tot recorrent una petita part. Inicialment en vaig conèixer la versió turística, la versió nostàlgica en memòria de la generació beat (In the road, Jack Kerouac), una ruta transitada pels motoristes, les manades de les Harley Davidson. Però en realitat, la Route 66 va ser l’escenari d’un dels majors drames històrics dels Estats Units i que com d’altres drames,  com l’extinció dels indis, han sofert un relat de la cultura dominant que amaga la veritat.

La Route 66, des del 1926, comunica l’Est amb l’Oest, des de Chicago a Califòrnia. “Va ser el camí principal de l’èxode de gran part de la població rural de la “Dust Bowl” (bol de pols). Una temporada prolongada de sequera i mètodes de conreu inadequats que van provocar, conjuntament, una intensa erosió de les terres agrícoles de les planes i praderies del centre dels Estats Units. Aquesta situació, va ser qualificada com a un dels pitjors desastres ecològics del segle XX. Milions d’hectàrees de terra van acabar infèrtils, un fet que va obligar a uns 2,5 Milions de persones a migrar a altres zones del país, especialment a Califòrnia. Als seus destins sovint van ser anomenats despectivament “Okies”. (Wiquipedia).

Las uvas de la ira és el relat d’aquest èxode i un element d’aquest dramàtic escenari és precisament la Route 66. En concret, narra els avatars de la família Joad en la seva fugida des de Oklahoma cap a Califòrnia a la recerca de millors condicions de vida. Steinbeck, com a bon californià, coneix de primera ma aquest èxode i escriu aquesta novel.la com a una denúncia del drama que varen sofrir els milers d’emigrants, refugiats pel Dust Bowl (tempestes de pols) a causa de l’actiud de les autoritats, dels bancs, i especialment de la hostilitat de la gent d’acollida (“vull col.locar-lis l’etiqueta de la vergonya als cobdiciosos que han causat tot això” John Ernest Steinbeck). No cal dir que lamentablement és un tema de rabiosa actualitat ja que allò que descriu són els mecanismes de la cobdícia capitalista, els èxodes migratoris i la devastació de la precarietat laboral.

Malgrat aconseguir el premi Pulitzer va tenir molts problemes amb la censura, cremada públicament, qualificada de manifest comunista,… Però, en realitat és un clam per la dignitat humana, la lluita per aconseguir sobreviure i fugir de la intempèrie, la recerca desesperada d’un treball per refer les seves vides,…

Un clam per la defensa de la terra, un dels elements bàsics recurrents de la historia dels EEUU no exempta de violència:

“Los arrendatarios gritaron:

—El abuelo mató indios, Padre mató serpientes, por la tierra. Quizá nosotros podamos matar blancos, que son peores que los indios y las serpientes. Quizá tengamos que matar para conservar la tierra, igual que hicieron Padre y el abuelo.

Y ahora los hombres de los propietarios se encolerizaron.

Os tendréis que ir.

Pero es nuestra, gritaron los arrendatarios. Nosotros…

No. El banco, el monstruo es el propietario. Os tenéis que ir.

Sacaremos nuestras armas, como hizo el abuelo cuando vinieron los indios. ¿Y entonces qué?

Bueno, primero el sheriff, después las tropas. Si intentáis quedaros estaréis robando, seréis asesinos si matáis para quedaros. El monstruo no está hecho de hombres, pero puede hacer que los hombres hagan lo que él desea.” Pàg. 55

La Route 66, un camí de fugida i d’emigració:

“La 66 es la ruta de la gente en fuga, refugiados del polvo y de la tierra que merma, del rugir de los tractores y la disminución de sus propiedades, de la lenta invasión del desierto hacia el norte, de las espirales de viento que aúllan avanzando desde Texas, de las inundaciones que no traen riqueza a la tierra y le roban la poca que pueda tener. De todo esto huye la gente y van llegando a la 66 por carreteras secundarias, por caminos de carros y por senderos rurales trillados. La 66 es la carretera madre, la ruta de la huida.” Pàg.181.

Una lliçó d’història:

“LA TIERRA del oeste, nerviosa ante el cambio que se avecina. Los estados del oeste, nerviosos igual que los caballos antes de la tormenta. Los grandes propietarios, nerviosos, sintiendo el cambio, pero sin saber nada acerca de su naturaleza. Los grandes propietarios, dirigiendo sus esfuerzos contra lo inmediato, el gobierno en expansión, la creciente unidad de los trabajadores; atacando los nuevos impuestos, los proyectos; sin darse cuenta de que estas cosas son resultados y no causas. Resultados, no causas; resultados, no causas. Las causas yacen en lo más hondo y son sencillas: las causas son el hambre en un estómago, multiplicado por un millón; el hambre de una sola alma, hambre de felicidad y un poco de seguridad, multiplicada por un millón; músculos y mente pugnando por crecer, trabajar, crear, multiplicado por un millón. La función última del hombre, clara y definitiva: músculos que buscan trabajar, mentes que pugnan por crear algo más allá de la mera necesidad: esto es el hombre.” Pàg.230.

Consciència i lluita de classe:

“Durante el día corrían como insectos en dirección oeste; y cuando la oscuridad les alcanzaba, se reunían como insectos, refugiándose junto al agua. Se arrimaban juntos porque todos estaban solos y confusos, porque todos provenían de un lugar de tristeza y preocupación y derrota y porque todos se dirigían a un sitio nuevo y misterioso; hablaban juntos; compartían sus vidas, su comida y las esperanzas que tenían puestas en su destino. Así, se daba el caso de que una familia acampaba a la orilla de un arroyo, y otra acampaba allí por el arroyo y por la compañía, y una tercera lo hacía porque dos familias habían sido pioneras en la acampada y habían encontrado que era un buen lugar. Y al ponerse el sol, quizá se hubieran reunido allí veinte familias con sus veinte coches.” Pàg.296.

La vida és canvi i el canvi és vida: la novel.la és una gran lliçó sobre els canvis socials i la transformació de les persones:

“De esta forma su vida social cambió: cambió como sólo es capaz de hacerlo el hombre entre todas las criaturas del universo. Dejaron de ser granjeros para convertirse en emigrantes. Y la reflexión, el planear, los largos silencios de mirada fija que habían ido a los campos, se dirigieron ahora a las carreteras, a la distancia, al oeste. El hombre cuya mente había estado ligada a los acres, vivía con estrechas millas de asfalto. Y sus pensamientos y preocupaciones no tenían ya como objeto la lluvia, el viento y el polvo, el crecimiento de las cosechas. Los ojos miraban los neumáticos, los oídos escuchaban los ruidosos motores y las mentes luchaban con aceite, gasolina, con la goma que se iba adelgazando entre el aire y la carretera. Entonces un engranaje roto equivalía a una tragedia. Por la noche, el agua y comida sobre un fuego eran el anhelo. Entonces lo necesario era la salud para poder continuar, y la fuerza y el ánimo. Las voluntades viajaban hacia el oeste delante de ellos y los temores una vez asociados con la sequía o la inundación, se cernían ahora sobre cualquier cosa que pudiera detener el largo viaje hacia el oeste.” Pàg.300

L’atemptat a la dignitat humana provoca necessàriament una ira creixent..

“La gente viene con redes para pescar en el río y los vigilantes se lo impiden, vienen en coches destartalados para coger las naranjas arrojadas, pero han sido rociadas con queroseno. Y se quedan inmóviles y ven las patatas pasar flotando, escuchan chillar a los cerdos cuando los meten en una zanja y los cubren con cal viva, miran las montañas de naranjas escurrirse hasta rezumar podredumbre; y en los ojos de la gente se refleja el fracaso; y en los ojos de los hambrientos hay una ira creciente. En las almas de las personas las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas, cogiendo peso, listas para la vendimia.” Pàg. 529.

La solidaritat de classe s’imposa com a una eina de defensa i de lluita:

“Si tienes problemas o estás herido o necesitado…acude a la gente pobre. Son los únicos que te van a ayudar…” Pàg 569.

Els diversos personatges de la família Joad encarnem diferents paradigmes i idees força d’un marcat perfil simbòlic.

Per exemple, l’activisme de Tom, no exempt d’una radicalització violenta.

“—¿Entonces qué, Tom?

—Entonces no importa. Entonces estaré en la oscuridad. Estaré en todas partes…, donde quiera que mires. En donde haya una pelea para que los hambrientos puedan comer, allí estaré. Donde haya un policía pegándole a uno, allí estaré. Si Casy sabía, por qué no, pues estaré en los gritos de la gente enfurecida y estaré en la risa de los niños cuando están hambrientos y saben que la cena está preparada. Y cuando nuestra gente coma los productos que ha cultivado y viva en las casas que ha construido, allí estaré, ¿entiendes? Dios, estoy hablando como Casy. Es por pensar tanto en él. A veces me parece verlo.” Pàg.632.

Un altre personatge carregat d’una profunda simbologia feminista és el de la mare de la família Joad, l’únic que no té nom propi,  potser per donar-li més universalitat. En cap paratge literari d’altres novel·les he pogut llegir una descripció tant exacta i emotiva de la idea força del “sempre endavant”, del coratge femení:

“Parece que nuestra vida ha llegado a su fin.

—No —sonrió Madre—. No es así, Padre. Y eso es otra cosa que las mujeres saben, lo he notado. El hombre vive a sacudidas…, un niño nace y muere un hombre y eso es una sacudida…, compra una granja y pierde su granja y eso es una sacudida. La mujer fluye, como un arroyo, con pequeños remolinos y pequeñas cascadas, pero el río sigue adelante. La mujer lo ve así. No vamos a extinguirnos. La gente sigue adelante…, cambiando un poco, quizá, pero siempre adelante.”. Pàg.638.

Ficció i realitat, una conjugació que en la present novel.la ens porta a una emotiva crònica de la conducta humana en situacions límit  de supervivència, capaç de realitzar les millors accions de solidaritat com la que es narra al final de la novel.la.

Las uvas de la ira és molt més que una crònica de la Gran Depressió, és una de les grans novel·les polítiques de la història de la literatura que en explicar les causes reals dels drames humans li dona un sentit d’universalitat i d’actualitat.

 

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s